Cómo viajar en AVIÓN con un CONEJO


Todos tenemos claro que los conejos domésticos, casi en su mayoría, prefieren estar en casa, la cual es su zona segura y de confort. ¿Pero qué ocurre si, en algún momento de nuestra vida, se crea la necesidad de viajar con ellos? Por el motivo que sea, ya sea una mudanza, falta de cuidador en vacaciones o simple ocio. En el caso de que, tras valorarlo, el transporte elegido sea el avión, este artículo es para ti. A continuación, expondremos una guía completa de todo lo que hay que tener en cuenta, para que nuestros peques viajen con todas las garantías posibles para su bienestar.



Antes de comenzar nos gustaría aclarar que, viajar con animales en avión, puede llegar a ser un poco confuso y estresante, ya que en ocasiones, las condiciones que nos exigen las compañías aéreas pueden llegar a complicarnos el viaje. Debemos tener en cuenta que, cada compañía, tiene sus propias normas, aunque suelen guiarse por una normativa bastante general, y no hay grandes cambios entre ellas. Es por ello por lo que, una de las primeras cosas que debemos hacer, es informarnos y elegir la aerolínea que más permisiva sea con nuestras mascotas, pues este punto es esencial para poder tener en cuenta todos los consejos que se daremos a continuación.


Nuestra primera recomendación siempre será llamar directamente a las aerolíneas que tengamos en nuestra lista de opciones, para que nos den la información y las condiciones, de la forma más actualizada posible. Así, podremos escoger la que consideremos mejor para nosotros y nuestro enano. A modo orientativo, a continuación les facilitamos un enlace dónde se enumeran aquellas compañías que normalmente admiten mascotas a bordo:

https://www.edreams.es/planificar-viaje/viajar-con-mascotas/


La primera pregunta que debemos hacernos... ¿Es realmente necesario?

Antes de someter al conejito a una experiencia altamente estresante, como lo puede ser viajar en avión, debemos preguntarnos si lo soportaría o lo disfrutaría realmente. Si nuestro conejito es muy nervioso, se asusta con facilidad ante personas desconocidas o ruidos, o tiene algún tipo de patología cardiaca, no recomendamos este tipo de experiencias. Si, por el contrario, está acostumbrado a los estímulos, y tolera bien circunstancias similares, entonces viajar en avión puede ser una buena opción.


Su tranquilidad es nuestra responsabilidad, por lo que debemos valorar los pros y los contras, además de estar seguros de tener los medios necesarios para proporcionarle la máxima comodidad en el viaje. En el caso de que no podamos, habrá que valorar si finalmente es mejor para ellos que se queden en casa con alguien de nuestra confianza o en alguna guardería de mascotas.


¿Elegimos bodega o cabina?

Bueno, ahora supongamos que hemos decidido dar el paso de viajar con ellos en avión. Aparece una de las dudas más importantes del viaje. ¿Dónde debe viajar mi conejito? Si la compañía con la que queremos viajar nos dice que el animal tiene que ir en bodega, y no en la cabina con nosotros, nuestra recomendación es que la descartes. Siempre recomendaremos que el conejo vaya con nosotros en cabina.


Las bodegas de los aviones registran un descenso considerable de las temperaturas comparada con la de la zona de cabina de pasajeros (incluso pueden moverse en temperaturas de hasta 7ºC). Sí es cierto que muchas aerolíneas tienen sistema de regulación de temperatura en la zona destinada a las mascotas, pero nosotros eso nunca podremos comprobarlo, por mucho que nos los afirmen. Los conejos tienen un sistema respiratorio mucho más delicado que el de un perro o un gato, y los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que se enfermen, y no estamos dispuestos a asumir ese riesgo.


Además, al estar en una zona aislada y no saber a tiempo real lo que está ocurriendo allá abajo, puede haber golpes o choques que puedan afectar al bienestar de nuestro conejito durante el viaje, y nosotros ni nos enteremos. Son animales nerviosos, delicados y ciertamente frágiles, por lo que la bodega de un avión puede ser realmente una experiencia traumática para ellos.



¿Qué transportín elijo?

El transportín que elijamos debe ser homologado, pero además debe tener unas ciertas características en cuanto a medidas. Si lo llevas de las medidas incorrectas puede que no autoricen la entrada al vuelo. Esto es algo que hay que tener muy en cuenta antes de salir para el aeropuerto.


Las medidas generales del transportín son las siguientes:

  • Para cabina: 45 x 35 x 25 cm, hasta 8 kg (peso total, conejito más transportín). Éste es el modelo que escogeremos la mayoría de las veces, ya que por peso es el más compatible con nosotros, y es el único que permiten subir a cabina.

  • Para bodega: 100 x 60 x 80 cm, si superamos los 8 kg (peso total, conejo más transportín)

Recomendamos elegir un transportín blando de tela, en vez de uno rígido de plástico. Cuando llevamos al conejito con nosotros en cabina, las azafatas nos pedirán que todos los bultos vayan en el suelo. Los transportines rígidos no suelen caber en el espacio de nuestras piernas, pero los blandos sí, ya que son más adaptables.



Si viajas con dos conejitos lo ideal es que cada uno vaya en su propio transportín. Suelen permitir esto solo si vas con otra persona, pero lo mejor es que preguntes directamente a la aerolínea. Si los conejitos se llevan bien, no son demasiado grandes, y el trayecto no es especialmente largo, se puede valorar la posibilidad de que vayan los dos en el mismo.


¿Cómo preparar el transportín?

No es recomendable llenar el transportín con demasiadas cosas, se debería de considerar meter dentro lo justo y necesario:

  • Empapador o toalla, que absorba el pipí

  • Heno, que debe estar a su disposición durante todo el vuelo (les sirve de alimento y para mantener el calor)

  • El agua no es necesaria, a no ser que sea un vuelo demasiado largo. Al ser una experiencia intensa para nuestros enanos, generalmente no tienen mucha apetencia a la hora de beber agua. Colocaremos el bebedero cuando aterricemos y puedan beber con tranquilidad.

  • Premios durante el vuelo, como chuches o algún pedacito de fruta. El refuerzo positivo siempre es bienvenido. No queremos que asocie esa experiencia a algo negativo o traumático.

fuente: https://cptlyne.com/

¿Qué requisitos pide la compañía aérea?

Como sabemos, cada compañía puede tener sus requisitos concretos. Por eso, es bastante recomendable solicitarle a la aerolínea los documentos necesarios para el transporte de mascotas, y cumplir con todo lo necesario.


Este documento suele estar disponible en las webs de las compañías. Aquí les dejo un ejemplo general de como lo gestionaría Iberia a través de su página dedicada:

https://www.iberia.com/es/viajar-con-iberia/animales/


Hay unos pocos requisitos clave que hay que tener en cuenta, se los comentamos de forma simplificada:

  • Cartilla veterinaria

  • Que tus mascotas tengan el chip (en ocasiones no será necesario)

  • Puede que también verifiquen las últimas vacunas, así que es bueno tener esto en vigor

En general, en cuanto a requisitos, es bastante asumible debido a que suelen pedirnos cosas que ya deberíamos de tener en regla desde que nos planteamos tener una mascota.



¿Cuánto cuesta viajar con mascotas?

En el caso de viajar con mascotas no habría que comprar un billete como tal. Normalmente las compañías lo especifican como un pago adicional o un extra de tu vuelo. Es decir, primeramente deberás comprar tu billete de viaje y, posteriormente, en el mismo mostrador de la aerolínea solicitar el plus de tus mascotas. Este plus lo cuantificarán normalmente por bulto por lo que deberás pagar el importe especificado por cada transportín.


Generalmente suele ser bastante asequible, pero para que se hagan una idea general, les mostramos la tarificación que tiene AirEuropa:


Cabina:

  • Vuelos a la Península, Canarias y Baleares - 25.00€

  • Europa y África - 50.00€

  • Vuelos de larga distancia - 150.00€

Bodega:

  • Vuelos a la Península y Baleares - 90.00€

  • Canarias, resto de Europa y África - 100.00€

  • Vuelos de larga distancia - 240.00€


Consejos a la hora de viajar

Lo primero a tener en cuenta y, una de las cosas más importantes que debemos recalcar en este post, es que no debemos viajar con un conejito si no está acostumbrado a salir de casa. Como cualquier animal, nuestros conejitos son vulnerables a los cambios bruscos o a las experiencias nuevas. Es por ello por lo que hay que ir adaptándolos a los desplazamientos, poco a poco y de forma progresiva. Primero deberías hacer que experimente viajar en coche, y ver qué tal se desenvuelve en exteriores. Si lo lleva bien, entonces ya podrías plantear este tipo de vuelos.


Normalmente, cualquier animal capta la atención de los que nos rodean, y más aun si son conejitos (son extremadamente bonitos y adorables). Así que, mientras esperamos o durante el propio vuelo, es posible que se acerquen personas a verlos de cerca o intentar acariciarlos. En este caso podemos llevar una toalla o manta para cubrir el transportín y evitar que se acerque la gente. Así también conseguiremos que nuestra mascota esté más tranquila porque se encuentran en un sitio más oscuro.


Como todos sabemos, en los aviones hay ligeros cambios de presión, y esto es algo que les afecta a nuestros conejitos también. Si han sufrido algún problema de oído, sería bueno consultar previamente con el veterinario.


¿Y cuándo llegas a tu destino?

Una vez finalizado el vuelo y ya en el hotel o la casa donde nos quedaremos, abriremos el transportín y le dejaremos su espacio. Que tu conejito salga cuando quiera, desde la tranquilidad. Al ser una experiencia un poco estresante la de viajar no deberíamos de agobiarles una vez llegan.


En las horas siguientes tras llegar a la casa/hotel, es recomendable estar pendientes y comprobar que nuestros conejitos están bebiendo agua, comiendo, haciendo pipí y caca con normalidad. Las experiencias estresantes pueden causar paradas gastrointestinales en ellos y, aunque no son habituales, no debemos confiarnos.



Para concluir

En definitiva, viajar en avión con nuestros conejitos no es una tarea complicada. Simplemente debemos de tener una serie de aspectos básicos muy en cuenta, tanto para el cuidado de nuestro enanos, como para no tengamos problemas a la hora de acceder a los vuelos.


Espero que les haya servido de ayuda este artículo y que les haya aportado más seguridad a la hora de plantear un viaje con sus enanos.


¡Te proponemos que viajes con nosotros a la próxima publicación de la web! Y recuerda que puedes visitar nuestras redes sociales para enterarte de todas las novedades y curiosidades que iremos descubriendo.



20 visualizaciones